HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  => 1ª Carta a Bartolomé Vercelli
  => Carta de José Portogalo
  => 1ª Carta a José Portogalo
  => 2ª Carta a José Portogalo
  => 3ª Carta a José Portogalo
  => 4ª Carta a José Portogalo
  => 1ª Carta a Luis Gudiño Kramer
  => 2ª Carta a Luis Gudiño Kramer
  => Carta a Amelia Biagioni
  => 2ª Carta a Bartolomé Vercelli
  => 1ª Carta a Bernardo Verbitsky
  => Carta a Pablo Rojas Paz
  => Carta a Roberto Salama
  => 2ª Carta a Bernardo Verbitsky
  => 3ª Carta a Bartolomé Vercelli
  => 4ª Carta a Bartolomé Vercelli
  => Carta a Luis J. De Paola
  => Carta a Leticia Roffin
  => Carta a Carlos Carlino
  => Carta a Clorinda P. de Gudiño Kramer
  => Carta a Leónidas Barletta
  => Carta a Horacio J. Achaval
  => Carta a Juan I. Tamburini
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
4ª Carta a José Portogalo
Compartir con mis amigos en FB

4ª Carta a José Portogalo
 
 
Esperanza, 9 de febrero de 1953
 
Querido Porto:
 
                        Postergué mi viaje. Un inesperado y gratísimo suceso me retuvo en ésta, el sábado 7: ¡Félix Maina!, el mismo que yo mento en los extensos apuntes que le envié días atrás, ¡estuvo en Esperanza!, ¡y para asistir al casamiento del mayor de sus hijos con una muchacha de estos lugares! ¿qué me dice usted? Hacía 40 años que no lo veía. Acabó en Martillero Público Nacional, y vive en Buenos Aires, calle Santa Fe 2679, teléfono 78-3977. Nos desahogamos de lo lindo. Le hablé del artículo que usted prepara, y le recomendé que lo guardara como amistoso recuerdo. Es una lástima que Félix llegara después de la salida de la correspondencia para usted. Me recordó algunos episodios de nuestra niñez que yo tenía trascordados, algunos nombres de compañeritos y de vecinos «cascoteados» que había olvidado. Nacidos los dos en el año 1899, y con las casas vecinas, fuimos uña y carne en aquellos tiempos de padres que metían los hijos en los sótanos o los echaban de la casa, conforme a la magnitud de la falta. También me encontré en la fiesta con Luis Maina, hermano de Félix. Ha hecho fortuna; tiene un negocio de ramos generales en Elisa, pueblo de esta provincia. Félix con más memoria que yo, me recordó las veces que habíamos hecho de monaguillos para el cura Rinaldi, y por unos pocos centavos; las escapadas nocturnas en tren de picardías, que consistían en hacer sonar las aldabas del vecindario. Íbamos con un carretel de hilo negro número 40. Atábamos el hilo a los llamadores, y empezaban los aldabonazos. Preferíamos, para esta broma, las casas de las solteronas supersticiosas y ridículas. La sacristía tampoco fue respetada. Esta tenía en la puerta, de llamador, una campanilla tentadora. Elegimos una noche bien obscura para la hazaña de molestar al párroco; pero éste, señor del confesionario, nos individualizó sin vernos, y al día siguiente recibimos la gran paliza.
 
                        La fiesta del pueblo se celebraba para Santa Margarita. La esperábamos todo el año. La banda y los globos de papel nos enloquecía de contento. Además, siempre nos hacíamos de algunas monedas, reconociendo, bien de madrugada, todo el terreno donde tenían lugar las fiestas y el juego por dinero.
 
                        La fiesta patronal se cerraba con los tradicionales fuegos de artificio. Generalmente algunos de los artefactos fracasaba o no terminaba de arder. Entonces nosotros asaltábamos la rueda giratoria y nos llevábamos las bombas no explotadas y los cartuchos de luces. Con todo esto íbamos, al día siguiente, a la «iglesia nueva», donde tenía lugar nuestra representación infantil de pirotecnia. Nos servíamos del fuego como verdaderos maestros.
 
                        Castigado por alguna de estas travesuras, un día mi padre me echó de casa. Mi madre intercedió, como siempre, pero esta vez su súplica de perdón no dio resultado. Tendría yo 9 o 10 años; quizás menos. Anduve todo el día por el pueblo como un perro perdido. Finalmente me refugié en la casa del sastre Citadini, hasta que mi padre se resolviera por el perdón. El sastre se cobró el hospedaje teniéndome de mandadero y haciéndome barrer la tienda de géneros. Mi cama fue el mostrador de la sastrería. Una pieza de lustrina o forro hizo de colchón, y otra pieza arrollada, de género ordinario, me sirvió de almohada.
 
                        Todo esto ocurrió en Gálvez, mi pueblo, y ahora usted lo puede certificar, si quiere, viéndolo a mi amigo de infancia, Félix Maina, cuyas señas le he dado.
 
                        He sido poeta porque la poesía es la más asendereada y más barata de todas las artes. Siempre se vendido por menos de lo que vale. La poesía no necesita del conservatorio o la academia. Se hace del aire, del dolor que nos rodea, del pájaro que vemos pasar, libre, mientras nosotros estamos encadenados.
 
                        La poesía, querido amigo, aunque se manifieste en la madurez de la vida, es un huevecillo que la aflicción pone en el alma del niño, para que en su tiempo se haga mariposa. Todo lo demás es cuento.
 
                        Yo pude ser un músico, pero me faltó el instrumento, que mi padre nunca quiso comprarme. A la sombra de las pilas de ladrillos, en un violín imaginario, con un arco hecho de palo, yo ejecuté bellísimas sinfonías que el mundo no conocerá jamás. El violinista murió para dar lugar al poeta, que tiene en el alma su caja de resonancia.
 
                        Todo esto llegará tarde a sus manos pero quiero que lo conozca. Le servirán para otra ocasión, para mi nota necrológica, por ejemplo.
 
                        Un abrazo.

 
JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=