HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  => Saludo a Waldo Frank
  => Gaucho
  => Canto al ciudadano del mundo
  => 25 de Mayo de 1947
  => La mesa de la paz
  => Canto del companero de ruta
  => Canto al camionero nocturno
  => El edificio
  => El caballero del camino
  => A Ethel Rosenberg
  => Carcel
  => Omnibus
  => Palabras al Pandit Nehru
  => Versos a la pequena Ana Maria
  => Petroleo
  => El nino de Guatemala
  => Santos Dumont
  => Maria de Alcorta
  => Muerte de Francisco Netri
  => Marcha sobre Buenos Aires
  => Los muebles del viejo Stura
  => Federico por la voz de San Mateo
  => Habla Dulcilla
  => Parana
  => Las Malvinas
  => Canto a la Patria
  => Mater
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
El edificio
Compartir con mis amigos en FB

El edificio
 
 
1
 
Todos vamos a construir el edificio.
Aquel que el hombre quiere.
Será nuestro edificio.
 
 
Lo construiremos en el valle sin lágrimas,
o en la planicie sin gritos,
o junto al bosque del canto;
pero mejor si al lado del río,
porque será grato ver el agua libre
desde nuestro edificio.
 
 
Lo construiremos
para los siglos.
La montaña y el árbol
nos darán los signos.
Montaña inconmovible, árbol frondoso,
serán por siempre unidos.
 
 
El labrador pondrá
su verano de trigo.
El jardinero pondrá
su primavera de lirios;
el panadero, su mañana de pan;
el minero, su noche de carbón escondido.
Las mujeres pondrán su día entero.
Es su destino.
Lo traerán en el enfaldo:
hilado, fruto o niño.
 
 
El poeta pondrá su bellas palabras.
Serán para el frontispicio.
El escultor pondrá, para el jardín,
su “hombre tranquilo”.
Los ancianos, su tarde de silencio.
Los infantes, el alba de sí mismos.
 
 
Todos pondremos nuestra jornada alegremente.
Nadie podrá llegar y decir: “Todo esto es mío”;
porque esta frase cruel
habrá desaparecido.
Tendrá que decir con nosotros
“Este es nuestro edificio”,
como ya se dirá de la tierra, “nuestra tierra”,
y de la vid, “nuestro racimo”.
 
 
Será llamada la Ciudad del hombre
donde se alce el edificio
y Plaza del amor y la victoria
donde se oigan los martillos.
Allí, en el aire libre,
hombres, mujeres, niños,
se detendrán con la mirada en alto
a ver subir la viga y los ladrillos;
a saludar al de arriba
-¡Eh, amigo!-
y a deslumbrarse con la llama azul
que une lo desunido.
 
 
Se oirán palabras como “árbol nuestro”
al pie del edificio;
como “arca de salvación”;
como “sueño cumplido”;
como “principio y fin del vuelo”;
como “nudo de todos los caminos”.
Eso se oirá decir
al pueblo reunido.
“Arenilla del cielo”
será llamado el polvo de ladrillo.
 
 
Un desbordado mar
de arroz, de verde trigo,
verán los constructores desde arriba,
y lo dirán a gritos.
Dirán: -Venid a ver el mundo,
¡eh, amigos!.
La paz reina en los campos.
Hay ángeles en los ríos.
Son las garzas que han vuelto.
El fuego se ha ido.
 
2
 
Y cuando todo esté terminado:
el corredor de los niños;
la sala de los alumbramientos sin temor
y la del sueño tranquilo;
el mirador de Marie-Claude, atormentada, (*)
y ya de vuelta en los lirios;
el taller de Juan-Lucas,
desconocido,
pero vivo en el yunque junto al cual
amó, sufrió y murió sin apellido;
las ventanas sin rejas
de los creadores pacíficos;
el almacén del arroz
y de la sal, bien medidos;
la cuadra cálida del pan
y el lecho fresco de los vinos
(no habrá cuevas de miedo
en nuestro edificio,
porque en el cielo pájaro y avión
serán lo mismo),
del lado de la mies vendrá volando
el corazón del trigo
y pondrá en la saeta de los vientos,
blanco, su símbolo.
 
 
¡Que hermoso día para todos!
Será domingo.

 
 
(*) Marie-Claude Vaillant-Couturier declaró contra los nazis ante el Tribunal Internacional de Nuremberg en 1945. Fue testigo del genocidio de judíos y gitanos en el campo de concentración de Auschwitz, así como también, miembro activo de la resistencia dentro del mismo campo. (N del E)



JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=