HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  => Poeta
  => Mi escuela de Galvez
  => Amor con lluvia y paloma
  => Suelo santafecino
  => Canoa
  => Estero
  => Cazador
  => Mar y mar
  => Santa Fe la Vieja
  => En la muerte de Lepoldo Lugones
  => Horacio Gigli
  => Andre Martinet
  => Nguyen Van Troi
  => Los hombres grandes
  => Una historia vulgar
  => Futbol
  => Raul Schurjin
  => Decimas a Julio Migno
  => Soledad
  => La bicicleta con alas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Los hombres grandes
Compartir con mis amigos en FB

Los hombres grandes
 
 
1
 
Los hombres grandes
están fabricando bombas.
Fabrican, fabrican. . .
¿Para qué tantas, señora?
Todo será barrido de la tierra.
Adiós la paloma.
 
 
“La casa no tiene ventanas”
dice la luna redonda.
“No se puede entrar”
Dice el aire de la costa.
Muerta de miedo
mira la mariposa.
Tiene los ojos cerrados,
para no ver, la amapola.
Aquel es el niño de la humanidad.
Está solito y llora.
¡Ay, si vuela la casa!
Adiós la paloma.
 
 
Los hombres grandes
están fabricando bombas.
Tiene como mil,
una sobre otra.
Morirá mi niño, tu niño, los niños de ellos;
pero eso no importa.
Desaparezca todo;
queden las aguas solas,
y otra vez el gran viento,
la escoba.
 
 
Los hombres grandes
están fabricando bombas.
Se las dan a los jóvenes;
les dicen cosas;
les dicen al oído libertad,
tiranía, gloria. . .
y los muchachos se van a la muerte
porque sus madres lloran;
porque es cierto que sus madres no duermen,
que están como locas.
Se van con la luna
escondida en su ropas.
Es una luna de amor y de odio
la bomba.
 
 
Para quemar ciudades
los hombres grandes tienen otra.
Es la reina
de todas las bombas.
Cuesta un año de pan.
Se llama Lucrecia Borgia. (1)
 Ella viaja en avión
y es altanera, caprichosa.
Se deja caer al mar
cuando los aviones chocan. (2)
Ahora está a doscientas brazas (3)
en aguas españolas.
Está jugando a la escondida
en un fondo de rocas.
Hace de gallo ciego
la sexta flota, (4)
mientras el ángel condenado
vuela sobre las ondas.
Moriremos todos.
¿Comprendes ahora?
No volverán las grullas.
Adiós la gaviota.
 
 
2
 
Como la tierra,
la naranja es redonda.
Dios la pone en la mano del hombre
todos los días, con su fórmula.
Le dice: “Mírala.
Así es la tierra. Tómala”.
Y el hombre no sabe mirarla.
Está fabricando bombas.
Quiere matar al niño de la humanidad
que está solito y llora.
 
 
Tú, que eres militar,
¿por qué no te quitas las botas
y entras descalzo a mi casa
a tomar mi sopa?
Yo también estoy descalzo.
La tierra es mi alfombra.
Entra, coronel;
bebe de mi copa.
Te presentaré a mi mujer.
Ella te enseñará su retrato de novia,
y el de nuestros hijos,
y el piano y la cómoda.
 
 
Y tú, caballero de la Sociedad Rural,
o tú, hombre de la Bolsa,
siéntate.
Con Isaías quiero enrostrarte una cosa: (5)
¿Por ventura habitarás tú solo en medio de la tierra?
¿Para ti todas las rosas?
 
 
Y tú, colega de la Sociedad de Letras,
cubierto de gloria,
pero desdichado
por tu calle sola,
¿Por qué no rompes tus cadenas
y echas al viento tu canción heroica?
¡Ay de ti pecador!
Adiós la paloma.
 
 
Los hombres grandes
están fabricando bombas.
Fabrican, fabrican. . .
¿Para qué tantas, señora?
Todo será quemado una mañana.
No tienda su ropa.
 
1966

 
 
  1. Lucrecia Borgia: hija de Rodrigo Borgia, el poderoso renacentista valenciano que más tarde se convertiría en el Papa Alejandro VI. Su nombre fue utilizado como una de las claves para denominar al artefacto nuclear conocido como bomba H. (N del E)
  2. El poeta se refiere al “incidente de Palomares”: accidente ocurrido en las costas de la localidad almeriense de Palomares (España) el 17 de enero de 1966 en el que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos perdió, al chocar en vuelo, un avión cisterna y un bombardero estratégico con las armas nucleares que transportaba. (N del E)
  3. Braza: medida  náutica para profundidades y que corresponde a 1,83 metros. (N del E)
  4. Sexta Flota de la Armada de los Estados Unidos: Unidad Operacional de las Fuerzas Navales Americanas en Europa. (N del E)
     
  5. Isaías: fue uno de los profetas de Israel del Siglo VIII a. C. Se le considera uno de los profetas mayores y autor del libro que lleva su nombre en el Antiguo Testamento de La Biblia. (N del E)
     
     


JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=