HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  => "El hermano Luminoso" por Leopoldo Lugones - 1926
  => Veinte opiniones sobre la obra de Jose Pedroni - 1935
  => Prologo imposible a Jose Pedroni - 2007
  => Reencontrando a José Pedroni - 2011
  => José Pedroni: simplemente... un poeta
  => José Pedroni, el hermano luminoso
  => Las cosas simples de la vida
  => Con la esperanza cotidiana
  => "El hermano luminoso" por Jorge Torres Roggero - 2012
  => A Jose Pedroni
  => La belleza de lo dado
  => Carta de Carlos Biscione desde la carcel
  Zona del editor
Prologo imposible a Jose Pedroni - 2007
Compartir en FB
Prólogo imposible a José Pedroni
 

 
Difícil tarea concebir a la distancia un texto en torno a los versos descubiertos por un poeta en la geografía secreta de su sensibilidad y su asombro. Más difícil aún si dicho poeta habita en el hilo frágil y engañoso del parentesco, y es que a José Pedroni lo encontré por casualidad, a los 10 años de edad, agazapado en una suerte de estantería en la que Ana María, hija suya y madre mía, depositaba en desorden versos cotidianos, herramientas de labranza, proclamas humanistas, recetas de cocina, libros de Shakespeare y fotografías del porvenir…
 
Por unos años, aquellos versos musicales me invitaron a situar la mirada en el viento y a explorar los bolsillos del afecto y la sensibilidad humana. Gracias a la poesía de aquel abuelo distante y mítico, que hablaba con las mariposas mientras éstas se posaban en la palma de sus manos, construí un continente sin fronteras y el espejo de mi vida no fue sólo el de la crueldad que reinaba en Guatemala, sino el de la trayectoria libertaria de una bicicleta alada o del asombro que la maternidad produce en la marea imprudente del placer.
 
No me gusta leer ni escribir prólogos. Mucho menos para libros de poesía. En parte porque estoy convencido de que la poesía –así lo dicta mi experiencia como lector– es una incursión meteórica, casi instantánea, en la imaginación, en los sentidos, en el olimpo de imágenes sensibles inconfesables, aunque muevan a la acción y produzcan cambios definitivos en el destino de un individuo o un pueblo entero. Y en parte porque el riesgo de la mediocridad y la arrogancia es demasiado grande.
 
¿Cómo descubrió Pedroni al poeta que llevaba dentro?, ¿cómo lo descubrió el tímpano sensible y maltratado del pueblo, origen y destino de su inspiración? La verdad de la poesía se borra en la medida que se la empuja hacia el fango de las certezas o hacia el desierto de la historiografía y la crítica periodística. Solamente por esto, y a riesgo de traicionarme (no escribir prólogos, no habitar en la certeza, no pretender explicar el silencio del océano…) quiero afirmar, rotundamente, que Pedroni fue descubierto como poeta mucho antes que los críticos lo utilizaran para encumbrarse como tales, o se atribuyeran como propias imágenes que nacieron compartidas... En otras palabras, Pedroni primero iluminó a los albañiles de Esperanza, a los carpinteros de Gálvez y a los viejos inmigrantes europeos –cuyos ojos pendían del árbol del olvido hasta que apareció su poesía– y luego a los exégetas profesionales y a las “mejores plumas críticas del momento”.
 
Estudiado como lírico, reivindicado como épico, proclamado poeta social… Una cosa es cierta, Pedroni perdura porque en sus versos anidan las metáforas que destierran a la indiferencia en favor del porvenir.
 

 
Sergio Valdés Pedroni.
JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=