HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  => Romance de Ana Maria
  => Romance de la nina de los ojos dispares
  => Romance de mi primera novia
  => Romancillo de Santa Teresita
  => Romance de la mujer de piedra
  => Romance de la destenida
  => Romance de la mujer que espera
  => Romance de la burlada
  => Romance de la mujer errante
  => Romance de la mujer de un sueno
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Romance de Ana Maria
Compartir con mis amigos en FB

Romance de Ana María(*)
 
No salgas, hija, a la puerta
por tu muñeca olvidada;
no salgas, que están pasando
todo el día las gitanas;
unas bailando, las otras
pidiendo por las que bailan;
todas barriendo sus pasos
con ancha escoba de faldas.
Monitos las van siguiendo
con las colas arrolladas.

 
Tocado por una de ellas,
que lleva un niño a la espalda,
ladrido de maleficio
ladra el perro de la aldaba.
¡No salga nadie a la puerta!
¡No vive nadie en la casa!
Esperando en el umbral
se ha sentado la gitana.
Muerta de miedo la mira
tu muñeca despeinada.
En el pecho se le ha roto
la caja de las palabras.

 
Manejada por el viento,
cubiletean las faldas,
por el camino adelante
las faldas de las gitanas.
Pedrezuelas como dados
a sus pies ruedan jugadas.
Plumillas de cardo huyen
con su panecillo a rastras.
Golondrinas en renglones
se borran como sopladas.
En miles de margaritas
un pánico de pestañas.
¡Ay, nadie salga por flores
que todas están manchadas!
Esperar mirando al cielo
hasta que la lluvia caiga.
 
 
Por el camino sin árboles
los carromatos se marchan.
Carromateros de cobre
brillan con toda la cara.
Gitanas adormecidas
tienen las faldas mezcladas.
¡Ay, que se llevan tu nombre,
tu nombre de dos palabras!
¡Ay, que se llevan tu nombre
en la muñeca robada.
En el sitio que hizo noche
la nómade caravana
queda un carbón encendido
que mata con la mirada.
¡Por qué no sigues los carros!
_Me preguntas sin palabras_.
¡Qué tienes que no respondes!
_Tus ojos llenos de lágrimas_.
 
 
No llores, hija, no llores
que se te afea la cara;
no llores por la muñeca
que como tú se llamaba.
¡Qué hubiera sido de ti
si te corre la gitana,
si en tus grandes ojos crédulos
sus duros ojos te clava!
Tú tienes un no sé qué
que te viene de mi alma,
un no sé qué por el cual
la voz te sale mojada.
Mi mismo amor por la luna,
mi respeto por el agua,
mi silencio junto al fuego,
mi tristeza en la ventana.
Un niño _el aire_ te sigue
quitándote las palabras.
Un gigante _el sol_ te deja,
si lo miras, sin mirada.
Además, tienes un pelo
que se apaga y no se apaga,
una sonrisa de niño
que todavía no habla
y una vergüenza de flor
que se deshoja al tocarla.
¡No llores por tu muñeca!
¡Ojalá llueva mañana!



 
(*) Ana María: hija menor de José Pedroni (N del E)
JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=