HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  => Romance de Ana Maria
  => Romance de la nina de los ojos dispares
  => Romance de mi primera novia
  => Romancillo de Santa Teresita
  => Romance de la mujer de piedra
  => Romance de la destenida
  => Romance de la mujer que espera
  => Romance de la burlada
  => Romance de la mujer errante
  => Romance de la mujer de un sueno
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Romance de la mujer de piedra
Compartir con mis amigos en FB

Romance de la mujer de piedra


No sé quién eres, mujer,
si el Pudor o si la Gracia;
sólo sé que estás desnuda
sobre los ojos del agua.

 
Una mano en la vergüenza,
las piernas entrecruzadas;
la otra mano sobre el pecho:
palomas que se te escapan.

 
Hacia un peligro de pasos,
sorprendida la mirada.

 
Tienes la edad del ensueño
_para ti el tiempo no avanza_,
y eres virgen a juzgar
por tu temblor en el agua.

 
Llegaste aquí _según dicen_
dentro de unas cuatro tablas:
hace de eso muchos años,
sobre el hombro de la fama.
 
 
En la hierba todo un día
te tuvieron mal tirada.
No vino nadie por ti.
De ningún lecho faltabas.
 
 
Con la punta de los pies
los niños te avergonzaban.

 
Aquella noche la luna
no salió _cuentan las ramas_.
Se envolvió toda de nubes
haciéndose la alunada.

 
Más tal como te pusieran
te hallaron a la mañana:
una mano en la vergüenza,
las piernas entrecruzadas.

 
Y dijo el guardia del parque,
socarrón, entre las damas:
_No vino el hombre de piedra.
Faltó anoche a su palabra.

 
A lo largo de tu cuerpo
la espera estaba llorada.
 

Mujer, cuán hermosa estás
en tu círculo de agua,
lleno de peces que sorben
tu temblor entre las algas.

 
Mujer te lo digo yo.
Los demás no saben nada.

 
Si sin respirar te espío,
¡ay, la duda que me asalta!
Yo también cuando era niño
jugaba a hacerme la estatua.
 
 
No es de piedra tu silencio
cuando te leo en voz baja.
De niño, los cuentos lindos
también me petrificaban.
 
 
No es rocío lo que lloras
si falto alguna mañana.
No es del cielo tu rubor
si te clavo la mirada.
 
 
Tuyos son los golpecitos
como de lluvia en mi espalda.
Tuya la voz misteriosa
que me hace volver la cara.
 
 
Si hasta creo que me sigues.
Si hasta creo que me amas.
¿Verdad que sabes mis versos?
¿Verdad que con ellos cantas?
 
 
Mujer, cuán hermosa estás
para venirte a mi casa.
 
 
Mujer, una de estas noches
saldré pegado a las tapias,
llevando debajo el brazo
mi capa, mi vieja capa.
 
 
¿Adivinas para qué,
divina mujer sin faldas?
 
 
Llegaré hasta donde estás;
te tiraré un poco de agua,
o te soplaré en los ojos,
o te besaré en la espalda.
 
 
Tú, como de un hondo sueño,
te despertarás tocada,
dejando caer un polvo
de mármol en la fontana.
 
 
Postrer puñado de harina
para los peces del agua.
 
 
Luego te hallarás desnuda;
luego te verás mirada.
Y como es fuerza que llores,
llorarás desconsolada.
 
 
¡Qué dulce será sacarte
en brazos de entre las aguas!
¡Que dulce por la cintura
conducirte sin palabras!
 
 
Tu frente de “más allá”
resplandecerá en la plaza.
Mirándonos, sin creer,
el guardia será una estatua.

JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=