HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  => Romance de Ana Maria
  => Romance de la nina de los ojos dispares
  => Romance de mi primera novia
  => Romancillo de Santa Teresita
  => Romance de la mujer de piedra
  => Romance de la destenida
  => Romance de la mujer que espera
  => Romance de la burlada
  => Romance de la mujer errante
  => Romance de la mujer de un sueno
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Romance de la mujer de un sueno
Compartir con mis amigos en FB

Romance de la mujer de un sueño


En la inmensidad del campo
una lámpara encendida.
 
 
Bajo la luz un muchacho
al que se le va la vida.

 
El muchacho sueña, sueña
que está sano y que es de día:

 
que en un caballo se va,
que se va mirando arriba.

 
De pronto se halló en tu pueblo
besándote de puntillas.

 
Le llevabas cinco años
y te llamabas Georgina.

 
(El hubiera preferido
que te llamaras María.

 
Tu nombre se le enredaba
en su boca campesina).

 
Nunca te pudo decir
¡ay, nunca! que te quería,

 
aunque todas las mañanas
se lo dijera a la Pinta.

 
(La Pinta, una vaca mansa
cuya leche te bebías.

 
El era quien la ordeñaba
con el lucero por mira,

 
apuntando a tu recuerdo
sobre el mar de las espigas)

 
Nunca te pudo decir
¡ay, nunca! que te quería.

 
¡Siempre estabas tan hermosa
y siempre tan bien vestida!

 
Cuando llamaba a tu puerta
_a las seis todos los días_,

 
la cara, a disgusto suyo,
de golpe se le encendía;

 
su corazón era un pájaro,
en una jaula caída,

 
y no sabía que hacer
con su palabra sencilla,

 
rompiéndosele en las manos
como un paquete de harina.

 
Pero esta vez, esta vez,
qué coraje que tenía.

 
Estaba cerrando a besos
tus ojos de agua tranquila,

 
y te iba a llevar al campo
cuando te viera dormida.

 
Tú estabas pálida como
sabiendo que se moría.

 
Qué cosas dijo a tu oído
que nunca supo despierto.

 
Las más hermosas palabras
le salían sin esfuerzo.

 
De la boca, como pájaros,
se le volaban de a ciento.

 
Ibanse haciendo figuras
de la luna y de tu cuerpo:

 
La leche tibia en el balde,
la paloma sobre el techo.

 
La guitarra y tu cintura,
la golondrina y tu pelo.

 
La granada de tu boca,
el ánfora de tu cuello. . .

 
¡Cuántas cosas y qué bellas
de todo lo que era cierto!

 
Tú, con los ojos cerrados,
le oías, pero con miedo.

 
El viento tras de los pájaros
a los árboles volvía,

 
cuando él a campo traviesa
te trajo alzada y dormida.

 
Lo mismo que una persona
vino a su encuentro la Pinta,

 
que te despertó soplando
en la tierra removida.

 
Lejos, caída en el agua,
flotaba tu capelina.

 
Más lejos, sobre la hierba,
daba tumbos tu sombrilla.

 
De sus cintas la arrastraban
perros que no se veían.

 
Tuyo es este sol _te dijo_
que cae en la tierra mía;

 
tuya esa liebre que huye;
tuya mi casa pajiza;

 
tuyo todo este linar
de azules ojos de niña,

 
y tuyo aquel río de oro,
con sauces en las orillas,

 
que ahora voy a traerte
por los brazos que me estira.

 
Y se fue a buscar el río,
¡ay, se fue mirando arriba!

 
Lo mismo que una persona
lo siguió un trecho la Pinta.

 
Tú te pusiste a llorar:
¡Nunca, nunca volvería!

JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=