HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  => Romance de Ana Maria
  => Romance de la nina de los ojos dispares
  => Romance de mi primera novia
  => Romancillo de Santa Teresita
  => Romance de la mujer de piedra
  => Romance de la destenida
  => Romance de la mujer que espera
  => Romance de la burlada
  => Romance de la mujer errante
  => Romance de la mujer de un sueno
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Romance de la mujer errante
Compartir con mis amigos en FB

Romance de la mujer errante


Vuelven de nuestras puertas
de adivinar la suerte.

 
Son tres. Las tres iguales.
Son las mismas de siempre.
 
 
Cada cual conduciendo
su cántaro de meses
 
 
(léase chiquilines)
en las espaldas fuertes.
 
 
Llevan los pechos sueltos.
Lucen hermosos dientes.
 
 
Y unas tamañas trenzas
_las últimas_ de aceite.
 
 
Pesadas de medallas
y de amuletos verdes.
 
 
Van hacia unos maltrechos
camiones sin patente,
 
 
que aguardan campo afuera
donde el lino florece.
 
 
Ahora viajan en auto
como toda la gente.
 
 
No son para tomarlas
porque su piel escuece.
 
 
Entre sus piernas duras
la comadreja duerme.
 
 
Que no es el conejillo
de los cuentos de Oriente.
 
 
Nada de olor a ámbar;
nada de muslos-peces.
 
 
Cobre, tan sólo cobre;
nueces, tan sólo nueces.
 
 
Verlas y no tocarlas
como al cardón mordiente.
 
 
Tocándolas te llenas. . .
(lector, tú me comprendes).
 
 
Huyendo por el campo
es hermosa la liebre.
 
 
Los nidos son hermosos
mientras no los remueves.
 
 
Siéntate en el camino
sobre una sombra breve.
 
 
Por persuasión del trébol,
las tres circularmente.
 
 
Y cada cual, lo mismo
que las demás mujeres,
 
 
(¡oh, eterno movimiento
de la mano obediente!)
 
 
como de un tibio nido
a un pájaro que duerme,
 
 
saca a la luz del día
su pecho de aguafuerte,
 
 
acídulo y lechoso
como la fruta verde.
 
 
(lo de acídulo es sólo
aprensión de mi mente),
 
 
y se lo da a su vástago
de pelo reluciente,
 
 
que hunde en él sus narices,
que lo araña y lo muerde.
 
 
Sus vestidos se aplanan
sobre la hierba muelle,
 
 
y formas una mancha
de verbena silvestre.
 
 
Los pájaros las miran
y las bestias las huelen.
 
 
Ellas están calladas.
Ellas no se conmueven.
 
 
Sus seis ojos iguales
miran el sol poniente.
 
 
Lejos _sierpe tocada_,
el río se retuerce.
 
 
¡Qué tengo yo de zíngaro
para esperarlas siempre,
 
 
no obstante su habla obscura,
su risa cruel, su aceite;
 
 
con todo lo que roban
y todo lo que mienten!

JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=