HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  => Saludo a Waldo Frank
  => Gaucho
  => Canto al ciudadano del mundo
  => 25 de Mayo de 1947
  => La mesa de la paz
  => Canto del companero de ruta
  => Canto al camionero nocturno
  => El edificio
  => El caballero del camino
  => A Ethel Rosenberg
  => Carcel
  => Omnibus
  => Palabras al Pandit Nehru
  => Versos a la pequena Ana Maria
  => Petroleo
  => El nino de Guatemala
  => Santos Dumont
  => Maria de Alcorta
  => Muerte de Francisco Netri
  => Marcha sobre Buenos Aires
  => Los muebles del viejo Stura
  => Federico por la voz de San Mateo
  => Habla Dulcilla
  => Parana
  => Las Malvinas
  => Canto a la Patria
  => Mater
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Saludo a Waldo Frank
Compartir con mis amigos en FB

Saludo a Waldo Frank
(1)
 
 
Yo debí en esta ocasión, por respeto
al maestro, al mejor,
quedarme callado,
o cuanto menos leer un soneto
que no dijera nada.
Todos en posición de oir
alrededor de la mesa alumbrada
por el más grande en el dolor,
por el más viejo en servir.

 
Callados esta vez
-me dije-, y con el cuerpo
doblado, a los criollo, sobre los pies.
Alrededor de su corazón,
como del fuego
sólo nuestra respiración.

 
Pero en mi interior, impetuosamente,
se lastimaba un caudaloso amor
de conversar acerca del mundo
con el hermano mayor;
de ser irreverente
a su dolor profundo.

 
Por qué no decir –me dije- lo que pienso
de su país inmenso;
cuál es nuestra esperanza,
cuál nuestra fe,
cuál nuestra discrepancia.
Decirle: -Maestro,
he aquí lo bueno tuyo;
he aquí lo malo nuestro.
Esta es tu mies;
éste es tu yuyo.

 
Waldo Frank, hermano mayor, amigo:
Levanto mi mirada a tu mirada
fuerte como el sol, y te digo:
-La tierra está de sangre traspasada.
Sangre humana en los pies.
Sangre humana en la cara.
Culpa del hecho inglés.
Culpa del hecho americano.
Culpa del hecho teutón.
Culpa del hecho romano.
Culpa de todos:
culpa mía
por el mal uso que hice de mi don;
culpa del semejante, en cobardía;
culpa del moralista
de la mala moral,
la de John progresista, (2)
gran ladrona de pan.

 
Waldo Frank, hermano mayor, hermano;
en la noche del mundo, en esta misma hora,
oigo caer en llamas, como estrellas,
los grandes aeroplanos,
y oigo decir a las madres hambrientas,
rostro con rostro, los ojos levantados:
-Caen millones de naranjas
que queman las manos;
millones de muñecas
se están quemando.

 
Veo huir a los niños
a través de los campos,
corridos por las flores que se abren
de golpe en el espacio,
y que descienden
con movimientos blandos,
y se deshojan,
mortales, en los pastos.
Por todas partes niños que huyen
de las flores de trapo.
Oigo el clamor del hambre,
y miro hacia el trigal de nuestros campos.
Veo correr los niños
y me muerdo las manos.

 
Waldo Frank, hermano mayor, hermano:
En la noche fecunda, rumbo al alba,
contigo estamos;
contigo en la batalla
con los símbolos malos;
por la libertad del mar de dar su pez
y el surco su grano.
Nuestros son todos los símbolos buenos
en la batalla del destino humano.
Nuestro el poncho
del gaucho;
nuestra el hacha de Withman, (3)
multitudinario;
nuestra la máscara revolucionaria de Chaplin, (4)
terror de los tiranos;
nuestro el cuerpo luminoso
de Isadora Duncan, danzando; (5)
nuestra la máquina creadora
de Stieglitz, gran anciano. . . (6)
A tu lado, sin miedo,
marchamos,
al encuentro de Dios,
a través del caos.
Contigo hacia la supervivencia en una paz
que no hemos conocido,
que ciertamente nadie ha conocido:
la paz nacida del amor;
la paz verdadera;
la paz sin castigo;
la paz concertada de dolor a dolor.
 
 
Waldo Frank, hermano mayor, hermano;
¡nuestra columna avanza!
Pagaremos el “precio de la Noche
para heredar el Alba”.
-Si el día se embellece con la espera,
sea la noche larga-.
Por el amor del hombre
ganaremos el alba:
el alba para todos;
el alba universal;
el alba buena;
el alba del pan igual;
el alba sin frío;
el alba de la buena sal;
el alba pura;
el alba de la libertad total.

 
 
(1)     Waldo David Frank (Long Branch, Nueva Jersey, 25 de agosto de 1889 - 9 de enero de 1967), novelista, hispanista e hispanoamericanista estadounidense. (N del E)
(2)    El autor se refiere a las finalidades de la “South Improvement Company” (Sociedad del progreso) fundada por John D. Rockefeller en 10 de mayo de 1871. (N del E)
(3)     Walt Whitman (West Hills, condado de Suffolk, Nueva York, 31 de mayo de 1819 – Camden, Nueva Jersey, 26 de marzo de 1892), fue un poeta, ensayista, periodista y humanista estadounidense. (N del E)
(4)     Charles Spencer Chaplin Jr. KBE (Londres, Inglaterra, Reino Unido, 16 de abril de 1889 – Corsier-sur-Vevey, Suiza, 25 de diciembre de 1977) fue un actor, director, escritor, productor y compositor británico. (N del E)
(5)    Dora Angela Duncan, conocida como Isadora Duncan (San Francisco, 27 de mayo de 1878 - Niza, 14 de septiembre de 1927) bailarina estadounidense de reconocido talento y fama. (N del E)
(6)     Alfred Stieglitz (1 de enero de 1864 – 13 de julio de 1946) fotógrafo estadounidense que durante sus cincuenta años de carrera luchó por hacer de la fotografía una forma de arte al nivel de la pintura y la escultura. (N del E)
 
 
JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=