HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  => Poeta
  => Mi escuela de Galvez
  => Amor con lluvia y paloma
  => Suelo santafecino
  => Canoa
  => Estero
  => Cazador
  => Mar y mar
  => Santa Fe la Vieja
  => En la muerte de Lepoldo Lugones
  => Horacio Gigli
  => Andre Martinet
  => Nguyen Van Troi
  => Los hombres grandes
  => Una historia vulgar
  => Futbol
  => Raul Schurjin
  => Decimas a Julio Migno
  => Soledad
  => La bicicleta con alas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Andre Martinet
Compartir con mis amigos en FB

André Martinet
 
 
Champagnole, Francia, 4/8/64 (United Press) – Las cuadrillas de auxilio extrajeron hoy uno a uno a los nueve exhaustos mineros franceses de la tumba subterránea en que estuvieron encerrados más de 8 días, al desplomarse el techo de la galería en que trabajaban. Martinet, “el hombre de hierro” del grupo fue el último en salir de la cápsula. “Al fin ganamos” exclamó, al avisar por teléfono que el taladro había llegado al lugar en que ellos estaban.
 
 
Este es el hombre.
Es del pecho de su blusa azul
que arrancó estos botones
_no de sus hombreras_
y que los guardó como soles.
Dichosa la mujer
que le cosió los pantalones.
 
 
André Martinet, el minero.
Hizo la luz en el fondo de la tierra
para sus compañeros;
mató a la muerte
que hablaba por teléfono,
que decía:
“Estoy a ochenta metros.
¿Me oyen?
Ellos ya tienen sueño.
Pierre Conus, casi un niño,
llora en el suelo.
 
 
Martinet,
martillo y hierro.
Hizo el día en el fondo de la tierra
para sus compañeros.
El verdadero día.
El no tenía miedo.
Lo sacó de sí mismo.
Se lo arrancó de adentro.
Era un carbón azul,
un corazón ardiendo.
Le dijo “tómalo”,
a Pablo, a Juan, a Pedro. . .
Los nueve hombres se pasaban
de mano en mano el fuego.
Se calentaban.
Se contaban cuentos.
Arriba estaba el mundo.
La noche estaba arriba, a ochenta metros.
 
 
La noche estaba arriba, sí, señores.
El día estaba en el infierno,
allá abajo, en la tumba
de los nueve mineros,
donde André Martinet
hablaba por teléfono.
 
 
Cerraron los ojos al sol
cuando fueron saliendo.
No oían las aclamaciones.
Se pusieron unos lentes negros.
Estaban extenuados.
Pero eran otros hombres.
Reconocieron a la muerte
entre los señores.
Y se rieron de ella,
de su antifaz de hacer la corte.
Traían una nueva luz
en sus corazones,
la de André Martinet,
el capataz de Champagnole.
 
 
Todas las flores del mundo
se gastan en cañones.
Los árboles atónitos
crecen con pena para el hombre.
Mirad las vigas carcomidas
en las cuevas del cobre.
 
 
Esa es la muerte enmascarada
que sube y baja con los ascensores.
Las estrellas se encienden para nadie.
El lobo aúlla, insomne.
Los pájaros se van
a los oscuros montes.
 
 
¡Pero tú, Martinet,
martillo y hierro;
tú y la mujer de tu costilla,
entre nosotros, nuevo!
Has llegado del fondo de la tierra
otra vez con el fuego.
 
 
¡Martinet,
ángel de los infiernos,
rebelde de la tumbas,
capataz de mineros!
Mírame. Estoy siguiéndote.
Junto tus chispas en el suelo.
Y no tengo vergüenza.
Yo soy el pueblo.
 
 
Algún día la gente
saldrá a la calle sin su nombre.
Ningún árbol ha dicho todavía:
“yo soy el roble”.
También saldrá el poeta.
Tal vez no caigan flores.
De carne y hueso
serán sus canciones.
Saldrá de blusa azul
y se pondrá de parte de los hombres,
del inocente trigo,
de la paloma de la torre.
E iremos todos a buscar el canto
al corazón del bosque.
 
1964




JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=