HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  => 1ª Carta a Bartolomé Vercelli
  => Carta de José Portogalo
  => 1ª Carta a José Portogalo
  => 2ª Carta a José Portogalo
  => 3ª Carta a José Portogalo
  => 4ª Carta a José Portogalo
  => 1ª Carta a Luis Gudiño Kramer
  => 2ª Carta a Luis Gudiño Kramer
  => Carta a Amelia Biagioni
  => 2ª Carta a Bartolomé Vercelli
  => 1ª Carta a Bernardo Verbitsky
  => Carta a Pablo Rojas Paz
  => Carta a Roberto Salama
  => 2ª Carta a Bernardo Verbitsky
  => 3ª Carta a Bartolomé Vercelli
  => 4ª Carta a Bartolomé Vercelli
  => Carta a Luis J. De Paola
  => Carta a Leticia Roffin
  => Carta a Carlos Carlino
  => Carta a Clorinda P. de Gudiño Kramer
  => Carta a Leónidas Barletta
  => Carta a Horacio J. Achaval
  => Carta a Juan I. Tamburini
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Carta a Juan I. Tamburini
Compartir con mis amigos en FB

Carta a Juan I. Tamburini
(1)
 

 
Esperanza, 15 de noviembre de 1967
 
Señor Dn.
Juan I. Tamburini
Buenos Aires

 
Estimado maestro:
 
                        Respondo a la amable carta de usted, del 10 del corriente mes, que me ha conmovido verdaderamente, y sorprendido, y cohibido, tantas cosas dice ella de mi obra poética, en especial de Gracia Plena, ese libro de mi juventud, tan lejano en el tiempo, que la gente sigue leyendo y prefiriendo, sin que yo, el autor, acierte a comprender ese prendamiento general en el mundo de mis lectores; tanto más cuanto algunos de mis libros posteriores, son, a mi juicio, superiores a aquél, o por lo menos iguales en el aspecto formal y estético y en su intensidad humana. Pero debo estar equivocado. Hay «algo» en ese libro, imponderable, que yo mismo no percibo y que justifica la simpatía del lector que va renovándose. Soy yo mismos el que vacila, cuando, oyendo ocasionalmente alguna poesía de Gracia Plena, o releyéndola, me emociono profundamente como si yo no la hubiera escrito. Es probable que de todos mis libros sea ese el más sentido de mi producción poética; pero no puedo asegurarlo, porque todo lo que he hecho antes o después, ha respondido a una necesidad interior, a un dictado del alma que quiere desahogarse. Yo no he gozado más, ni padecido menos, al escribir Maternidad que Nguyen Van Troi (fusilado cruelmente en Vietnam), poema éste publicado en «Propósitos» el 17 de junio de 1965, y puesto a elegir es muy posible que me quede con éste último, que también es un canto a la vida, además de una denuncia por una muerte estúpida.
 
                        Sea como fuere, el recuerdo del pueblo tiene la última palabra, porque estoy hecho a la idea de que es el medio quien crea a sus poetas, y consiguientemente, es el hombre quien memoriza aquello que ha de perdurar, porque se reconoce en cuerpo y alma en la voz que canta.
 
                        Trato de hacer memoria de lo que escribí a usted a principios de mes. Para comprenderme mejor, quiero que me ubique como un poeta que ya se ha salido de su piel, y comparte el drama de la humanidad, y especialmente el del mundo que lo rodea, dentro del cual es actor y testigo. El regocijo de los hechos buenos tanto como donde tales cosas ocurran. Mi pensamiento, respecto de la función social del escritor, participa, por ejemplo, de Vargas Llosa («Primera Plana», 1967, Nº 245), y más que pensamiento es en mí sentimiento, o asociación natural de lo uno con lo otro. El canto –lo he dicho alguna vez− sostiene el corazón del hombre; pero no es sólo recreación, y es igualmente legítimo cuando fluye agresor de los hontanares del alma lastimada, para hacer entrar en vereda a la sociedad en falta. Por tanto, el poeta es inconscientemente heroico, y no le está consentido desoír la verdad que lleva adentro o adulterarla. Cuanto más sinceridad y amor ponga en lo que dice, más pura será su voz y menos contemporizadora. Hay que decir lo que la conciencia manda, por dolorosa que fuere, porque quién es sensible a la contemplación, pierde poco a poco su poder espiritual. Este rigor alcanza al historiador.
 
                        Yo quisiera mandarle algún recuerdo, pero no tengo nada en mano en este momento. Ha aparecido un disco con mi voz; allí está Maternidad y varias poesías más. Tal vez quede algún ejemplar por ahí. Si quiere tenerlo véalo a Yanover(2) (Librería Norte) Pueyrredón 1454. Los que yo tenía, los he regalado. Sólo me queda uno.
 
                        Reciba mis saludos afectuosos y respetos para su hogar
 
 
José Pedroni
25 de Mayo 1313
 
Nota: Envíele un libro a Adolfo Cristaldo(3), Colombia 342, Trelew (Chubut). Dígale que lo hace por indicación mía.
 
 

 
(1)     Juan Tamburini: Escritor y editor de Buenos Aires. (N del E)
(2)     Se trata del poeta Héctor Yannover. (N del E)
JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=