HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  => Dedicatoria: a Elena Chautemps
  => La gota de agua
  => Canto a la lluvia
  => El sueno eglogico
  => A la espera del sol
  => Milon
  => La primera yugada
  => Humo
  => Palabras a la ovejita sola
  => Palabras al caballito de la noria
  => Palabras a la muchachita muda
  => La jugueteria
  => Gitana
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
El sueno eglogico
Compartir con mis amigos en FB

 
El sueño eglógico (1)


1
 
Cuando llegué a la aldea mi voz era apagada,
y tenía un profundo dolor en la mirada.
 
Recuerdos de mi sueños con pesadez de roca
traía en el revuelo de mi cabeza loca.
 
En mis labios la mueca de la palabra amarga,
y el cardo, entre mis manos, de una desdicha larga.
 
Me vieron los vecinos, y en todo el caserío
se comentó el misterio del sufrimiento mío.
 
Urdieron una historia de espanto las abuelas,
y al ir por agua al río, temblaban las mozuelas.
 
Salí por los caminos, y al ver mis ademanes,
miráronme con ojos de asombro los gañanes. (2)
 
Pero Milón me dijo: —Tienes un alma buena.
Yo soy un pastor viejo; te quitaré esa pena.
 
Vendrás a mi bohío, que esa tristeza extraña (3)
se cura para siempre viviendo en la montaña.
 
Como se pierde el trigo que llevan al molino,
se perderá tu angustia por el primer camino.
 
Se ha de volver tranquilo tu corazón huraño,
en día que te duermas en medio del rebaño.
 
El son de las flautillas te encantará el oído.
En los espliegos verdes olerás el olvido. (4)
 
Cautivará, de limpio, tu sed el arroyuelo,
y te vendrá a los ojos la mansedad del cielo.
 
Y una pregunta un día me harás con tu mirada:
—Milón, ¿y mi tristeza?—. Y ya no tendrás nada.
 
2
 
Como Milón me dijo, me hice un bastón de espino,
y una red de tomiza, y un zaque para vino. (5) (6)
Me preparé un pellico para vestir de invierno, (7)
y aprendí una balada de un estribillo tierno.
 
3
 
Una mañana fresca —ya empezaba a gustarme
la vida de la aldea— Milón vino a buscarme.
 
Traía en las alforjas especias y pan grueso
y, para siete días, vinagre, sal y queso.
 
En medio del hatillo de cabras, parecía
que su perrito negro ladraba de alegría.
 
Salimos. Los aromos estaban florecidos.
Los bueyes se ausentaban con profundos mugidos.
 
En la campiña húmeda cantaban los labriegos,
y era fragante el humo de los primeros fuegos.
 
4
 
Milón me iba diciendo: —Si Dios nos acompaña,
tendremos siete noches de luna en la montaña.
 
Siete noches tan llenas de encantos halagüeños,
que siempre en tu recuerdo serán tus siete sueños.
 
Un favorable y largo pasado me declara
que es dulce estar hablando bajo la luna clara.
A sentir cosas nuevas es hora que te aprontes,
porque hoy verá tu pena la luna de los montes.
 
Nunca veré en mis días una esperanza trunca
reverdecer de lleno como la tuya, ¡nunca!.
 
Porque mirando estrellas igual que los manzanos,
en una sola noche florecerán tus manos.
 
Tus pálidas mejillas, ante mis viejos ojos,
se pintarán de sangre como los pechirrojos.
 
Y la caricia helada de tu palabra grave
se hará sobre tus labios un vientecillo suave.
 
Y volverás diciendo: —La vida es buena, es grata.
La vida, ¡oh viejo amigo!, es como una sonata. . .—.
 
¡Oh sí, la vida es buena! ¿Qué cosa inadvertida
buscáis en la inocente claridad de la vida?.
 
No hay nada que sea dulce como cambiar señales,
sentarse en los caminos, comer en los umbrales
 
y ver que nos sonríen desde una humilde choza. . .
¡Oh, si al volver del monte, te sonríe una moza!
 
Canta a la vida, amigo, porque la vida es santa
y es agradable y bella. . . ¡Canta a la vida, canta!—
 
Y por aquel camino, bajo el azul eterno,
yo canté la balada del estribillo tierno.
 
5
 
La tarde que volvimos era una tarde rosa.
Llegaban cantos vagos de la campiña humosa.
 
Por el sendero angosto, que olía a romerillo
y a balsamita fresca nos seguía el hatillo. (8)
 
Y adelante el perrito se alejaba ligero
como con un deseo de llegar el primero.
 
Y yo decía: —Noto que estoy todo rosado
como una flor de arándano. Milón, ¿qué me ha pasado?.
Mi vida está colmada de una armoniosa calma.
Algo que es como un ala me golpea en el alma.
 
Hoy me miré en la limpia corriente de las peñas,
y no encontré en mi cara feliz aquellas señas.
 
Tú ves, no soy el mismo. Pienso que es bueno todo,
hablo con voz tranquila, camino de otro modo,
 
y siento un gran deseo de amar una pastora,
por quien, sin conocerla, mi corazón ya llora.
 
Oh, Milón, una íntima voz me manifiesta
que bailaremos juntos en la primera fiesta.
 
Quizás al lado tuyo, muy pronto, con sus cabras,
pasaremos diciendo las más dulces palabras.
 
Quizás mañana mismo tú me verás con ella
volviendo del arroyo con la primer estrella.
 
Oh, pastor, si me quiere, yo la daré un pandero,
y un cántaro de barro, y un saquillo de cuero.
 
Serán suyas las flores del monte y la campiña,
y a comer uva blanca la traeré a tu viña.
 
Yo soy un niño, ¡un niño! ¡Qué ingenua es mi alegría!
Milón, dime qué tengo.
                                    Y Milón sonreía.



 
(1) Eglógico: (o bucólico) Relativo o perteneciente a un tipo de composición poética caracterizada generalmente por una visión idealizada del campo, y en la que suelen aparecer pastores que dialogan acerca de sus afectos y de la vida campestre. (N del E)
(2) Gañanes: Mozos de labranza. (N del E)
(3) Bohío: Cabaña de América, hecha de madera y ramas, cañas o pajas y sin más respiradero que la puerta. (N del E)
(4) Espliego: Planta aromática de tallos largos y delgados, hojas estrechas y de color gris y flores azules en espiga; se usa en perfumería. (N del E)
(5) Tomiza: Cuerda o soguilla de esparto. (N del E)
(6) Zaque: odre o vasija pequeña para bebidas. (N del E)
(7) Pellico: Abrigo de pieles usado por los pastores. (N del E)
(8) Balsamita: (Salvia verbenaca) Especie vegetal recta, perenne de 20-80 cm con hojas divididas y flores pequeñas, azules, lilas o blancas. (N del E)
JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=