HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  => Poemas a la madre: Retrato
  => Poemas a la madre: Angel
  => Poemas a la madre: Veneracion
  => Poemas a la madre: Soledad
  => Poemas a la madre: Sahumerio
  => Poemas a la madre: Fe
  => Poemas a la madre: Lagrimas
  => Poemas a la madre: Sometimiento
  => Poemas a la madre: Amanecer
  => Poemas a la madre: Padecimiento
  => Poemas a la madre: Cura
  => Poemas a la madre: Arrullo
  => Poemas a la madre: Vigilia
  => Poemas a la madre: Recaida
  => Poemas a la madre: Voto
  => Poemas a la madre: El tan bueno
  => Poemas a la madre: Levantate
  => Poemas del ejercito: Partida
  => Poemas del ejercito: Tren
  => Poemas del ejercito: Ilusion
  => Poemas del ejercito: Imaginaria
  => Poemas del ejercito: Desfile
  => Poemas del ejercito: Por que sera
  => Poemas del ejercito: Centinela
  => Poemas del ejercito: Si yo llamara
  => Poemas del ejercito: Lo sabes?
  => Poemas del ejercito: Marcha
  => Poemas del ejercito: Jura
  => Poemas del ejercito: Ultimo tiro
  => Poemas del ejercito: Pajaro
  => Poemas de la enamorada del muro
  => Poemas de la sombra
  => Rondel de la nina mia: La nina y yo
  => Rondel de la nina mia: La palabra en el umbral
  => Rondel de la nina mia: Idilica
  => Rondel de la nina mia: Cuerpo
  => Rondel de la nina mia: Palabras del amor en la soledad
  => Rondel de la nina mia: Tu nombre
  => Rondel de la nina mia: Tuco
  => Rondel de la nina mia: Dulce palabra
  => Rondel de la nina mia: Nuestro amor
  => Rondel de la nina mia: Piedras
  => Rondel de la nina mia: Adoracion
  => Rondel de la nina mia: Entremos
  => Rondel de la nina mia: Palabras a Dios
  => Otros: Palabras a la iglesia nueva
  => Otros: El entierro de mi abuelo
  => Otros: Palabras a la mesa
  => Otros: Pajaro loco
  => Otros: Palabras a mi padre y a su digna herramienta
  => Otros: Cuento del pequeno Hans
  => Otros: Palabras a Federico
  => Otros: Versos a Fernandez Moreno
  => Otros: Al olivo de la plaza
  => Otros: Arena
  => Otros: El secreto
  => Otros: Vana filosofia
  => Otros: Canto a Juan
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Otros: Arena
Compartir con mis amigos en FB

 
Otros

Arena


1
 
¡Ha muerto! ¡Quién diría!
Ayer no más íbamos los dos
por donde el camino quería.
Yo le hablaba dulcemente de Dios,
y el se reía,
no de Dios, por cierto,
sino de mi filosofía.
Acabarás por huir al desierto
_me decía_.
Apártate de la tribulación,
que sabio es el hombre ¡oh amigo!
que tiene en placer
el corazón.
Y en verdad te digo
que si Dios existe
(lo que no puedo creer).
Dios tendrá pena
de verte magro y triste.
Gocemos, pues,
como la vida manda
de esta hora serena
que tú lo ves,
se está gastando fina y blanda
como la arena.
 
2
 
Íbamos juntos. Una perdiz
_no se sabía en qué lugar_
silbaba feliz;
el sol,
a falta de mar,
se había hundido en el linar;
la brisa, en caracol,
jugaba a no dejarse tocar;
en el camino,
con un pájaro en la cruz,
sin moverse, un pollino
esperaba a Jesús;
a la vista del monte
_su comunidad_,
un álamo, como un capuchino,
había hecho alto en el horizonte;
y en el ocaso, sola,
la margarita de un molino
invitaba a la inmensidad
a deshojar su corola.
Y él dijo:
_Con Lucrecio, tu colega genial, (1)
no creo en lo sobrenatural,
ni en un único Dios,
ni en la divinidad del hijo,
extraordinario, de María,
cuya voz
dejó en la tierra un misterioso mal.
Creo, en cambio, en la sabiduría
de Epicuro, tan humano, (2)
(el único que conoció la verdad,
según Luciano) (3)
y soy un devoto de su razón
porque me deja en libertad
el corazón.
Vano, si, vano
es el dolor ¡oh amigo!;
más que vano, enemigo,
Y quiera tu buena suerte
que muy pronto los dos
no hablemos más de Dios
ni de la muerte.
 
3
 
Volvimos juntos. Subía
en ala lerda y ancha,
con su intuición de la serena altura,
el alma simple del día;
el humo sin mancha.
Las palomas del cura
_el campanario era el palomar_
daban su última vuelta circular
con el avemaría.
Como el de la Escritura,
entre una nube, divino,
el lucero se movía.
Grave, un buey cargaba el destino,
y triste, de la lejanía,
un aire extranjero de camino
llegaba y se volvía
para amargura del corazón.
De pronto a nuestros ojos, suelto el pelo,
como traídas por la canción,
tres doncellas
(de las tres una era mía)
aparecieron con la disposición
de Las tres Marías del cielo.
Y él dijo: _Son ellas.
Vienen a mí. Levantan
la mano a las estrellas.
Ahora cantan.
¿Verdad, poeta, que son bellas?
Así es _respondí_: tan bellas,
que sin querer
alzo a Dios la mirada.
Ante ellas,
¡oh amigo! ¿cómo creer
en eso de la nada?
 
Su casa al fondo,
tenía la ventana iluminada.
 
4
 
¡Ha muerto! ¡Quién no llora!
Junto a él, de rodillas,
desde que dio la hora
de ir a despertarlo en puntillas,
las tres hijas de su corazón
callan con la disposición
de Las tres Marías del cielo;
junto a él, suelto el pelo;
junto a él, cuya vida
como ninguna plena
de juventud,
para no molestar
a los que le querían
(lo hallaron con la mano en actitud
de alzar agua o arena),
se acabó de gastar
cuando todos dormían.



 
(1) Lucrecio: (99 a. C. - 55 a. C.), poeta y filósofo romano. (N del E)
(2) Epicuro: (Samos, 341 a. C. - Atenas, 270 a. C.), fue un filósofo griego, fundador de la escuela que lleva su nombre (epicureísmo). (N del E)
(3) Luciano:  (Samosata, Siria, 125 - 181), escritor sirio de expresión griega, uno de los primeros humoristas, perteneciente a la llamada Segunda sofística. (N del E)
JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=