HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  => Saludo a Waldo Frank
  => Gaucho
  => Canto al ciudadano del mundo
  => 25 de Mayo de 1947
  => La mesa de la paz
  => Canto del companero de ruta
  => Canto al camionero nocturno
  => El edificio
  => El caballero del camino
  => A Ethel Rosenberg
  => Carcel
  => Omnibus
  => Palabras al Pandit Nehru
  => Versos a la pequena Ana Maria
  => Petroleo
  => El nino de Guatemala
  => Santos Dumont
  => Maria de Alcorta
  => Muerte de Francisco Netri
  => Marcha sobre Buenos Aires
  => Los muebles del viejo Stura
  => Federico por la voz de San Mateo
  => Habla Dulcilla
  => Parana
  => Las Malvinas
  => Canto a la Patria
  => Mater
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
25 de Mayo de 1947
Compartir con mis amigos en FB

25 de Mayo de 1947
 
 
 
Tengo el amargo privilegio de escribir sobre el asesinato
de  mi hijo  Enrique. . . Mi  hijo tenía 23 años y amaba al
pueblo, a la verdad y a la justicia. . . caído, lo pisotearon
destrozando su cuerpo, que yo había concebido, criado y
educado con amor. . .                                                   
 
Carta de Gladys Tchira (*)
 
 
1
 
Fue un día patrio el de su muerte,
un día solemne.
 
 
Todas las madres sintieron los puntapiés en el vientre.
Los sentirán por siempre.
Las mismas madres de los delincuentes.
 
 
En el lugar donde el hijo se hace.
En el lugar donde duerme, hasta que nace.
 
 
(Tú me habías puesto una escarapela celeste.
Yo la miraba dulcemente.
Los dos estábamos alegres.
Nadie pensaba en la muerte).
 
 
Tenía veinte años, veinte años.
Había salido a vitorear su diario.
Lo vitoreaba en alto.
Aleteaba en su mano como un pájaro.
Y era de amor su canto,
de obrero alegre en el trabajo,
de libertad, de Mayo.
El crimen dijo: -Hay que matarlo.
 
 
Dijo: Con el ardid del canto,
como se hace para matar al gamo.
Dijo, y el arma
avanzó entre los niños que cantaban.
 
 
El muchacho cayó a los pies de la gente.
Pero otro se levantó de él, de repente.
Tomó su voz y echó a correr como la liebre.
Era más fuerte que la muerte.
 
 
Tenía el corazón maduro, como flor de cardo.
Los matadores no habían hecho más que soplarlo.
Y la joven simiente
siguió a los matadores hasta los campos verdes.
 
 
Tenía veinte años, veinte años.
Tenía el sol entre las manos.
Corría con su llama por el camino alto.
Lo tumbaron por tierra como al gamo.
A puntapiés, caído, lo ultimaron.
 
 
El goce desalmado
multiplicó en el suelo los diarios.
También el viento patrio
tenía veinte años.
También, hermosos, altos,
los granaderos a caballo.
 
 
El día era de niños, de mujeres,
de flores, de laureles.
 
 
(Tú me habías puesto una escarapela celeste.
Yo la miraba dulcemente.
Los dos estábamos alegres.
Nadie pensaba en la muerte).
 
 
Quedó con la blancura del niño que duerme;
del niño que al cielo, todos los días, vuelve.
Pero algo había en su pelo, viviente;
en el desorden de su pelo agreste
-crespo, como el de Hércules-;
algo más fuerte que la muerte:
Un viento sembrador, seguramente.
 
2
 
Frío se lo llevaron a la madre inocente;
lleno de sangre, frío, dormido para siempre.
“¡Hijo del alma, hijo, que te han hecho!”. La gente
dejó al muchacho en brazos de la madre inocente.
Quedaron los tres solos: madre, hijo y la muerte.
Afuera, una paloma llamaba dulcemente.

 
 
(*) Enrique Tchira: Militante socialista muerto a golpes por activistas de extrema derecha, en ocación de encontrarlo repartiendo un diario de su partido, el 25 de mayo de 1947 en Villa Urquiza -Buenos Aires. (N del E)


 
JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=