HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  => Saludo a Waldo Frank
  => Gaucho
  => Canto al ciudadano del mundo
  => 25 de Mayo de 1947
  => La mesa de la paz
  => Canto del companero de ruta
  => Canto al camionero nocturno
  => El edificio
  => El caballero del camino
  => A Ethel Rosenberg
  => Carcel
  => Omnibus
  => Palabras al Pandit Nehru
  => Versos a la pequena Ana Maria
  => Petroleo
  => El nino de Guatemala
  => Santos Dumont
  => Maria de Alcorta
  => Muerte de Francisco Netri
  => Marcha sobre Buenos Aires
  => Los muebles del viejo Stura
  => Federico por la voz de San Mateo
  => Habla Dulcilla
  => Parana
  => Las Malvinas
  => Canto a la Patria
  => Mater
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Federico por la voz de San Mateo
Compartir con mis amigos en FB

Federico por la voz de San Mateo
(1)
 
 
Considerad los lirios de los campos.
Como los lirios fui.
Amado de la luna, ella se había
compadecido en mí.
 
 
En mi faja ni plata ni dinero.
Mi pan lo compartí.
Hombres que me disteis muerte,
nunca os conocí.
 
 
Si pecasteis matándome,
no pecasteis contra mí;
pecasteis contra el canto que traía
y que no dí.
 
 
Salar la tierra era mi gusto,
aquí y allí.
La iba salando de este modo:
Yo nada tengo contra ti.
 
 
“Apareja tu surco para el canto.
Soy el que da de sí.
Vengo a salar la tierra solamente,
para ti, para mí”.
 
 
“La paz sea en la casa”.
Si no era buena, sacudí
el polvo de mis pies.
Eso dije, eso fui.
 
 
Porque después del verso que llenaba
mi boca de benjuí, (2)
mi hablar se hacía de palabras sueltas:
no, no; si, si.
 
 
Con todo, me entregasteis ¿Cuál mi culpa
para que fuera así?
A la cuarta vigilia de la noche
vinieron por mí.
 
 
Los pasos eran sordos en la tierra;
el cielo, de neblí. (3)
¡Ay, mi lenta agonía de paloma;
ay, de mí!
 
 
Latía mi luciérnaga en la espera
su “aquí-aquí”.
No la pude apagar mientras venían.
Abrí.
 
 
Muerto sobre mi rostro me dejasteis
para echar suertes entre sí.
Ahora clamaís: _¡Valedme!_
Yo nunca os conocí.
 
 
La luna está levando sobre el monte.
He vuelto allí.
Ha colgado una estrella de la luna
aquel niño que fui.

 
 
(1)    Refierese el poeta a Federico García Lorca, Escritor español contemporáneo de Miguel Hernández. Famoso poeta, dramaturgo y prosista, nació en Vaqueros (Granada) el 5 de junio de 1898 y murió fusilado durante el régimen franquista por republicano y homosexual el 19 de agosto de 1936, siendo enterrado en una fosa anónima entre Viznar y Alfacar (Granada). (N del E)
(2)     Benjuí: Resina aromática vegetal. (N del E)
(3)     Neblí: Ave de rapiña originaria de Europa. (N del E)




JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=