HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  => Saludo a Waldo Frank
  => Gaucho
  => Canto al ciudadano del mundo
  => 25 de Mayo de 1947
  => La mesa de la paz
  => Canto del companero de ruta
  => Canto al camionero nocturno
  => El edificio
  => El caballero del camino
  => A Ethel Rosenberg
  => Carcel
  => Omnibus
  => Palabras al Pandit Nehru
  => Versos a la pequena Ana Maria
  => Petroleo
  => El nino de Guatemala
  => Santos Dumont
  => Maria de Alcorta
  => Muerte de Francisco Netri
  => Marcha sobre Buenos Aires
  => Los muebles del viejo Stura
  => Federico por la voz de San Mateo
  => Habla Dulcilla
  => Parana
  => Las Malvinas
  => Canto a la Patria
  => Mater
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
Los muebles del viejo Stura
Compartir con mis amigos en FB

Los muebles del viejo Stura
 
 
Al día siguiente, 26,  a mediados  de  la  tarde,  como
culminación  de  ese  movimiento,   alrededor  de  700
personas  se  dirigieron  al  campo  del   desalojado   y
volvieron  a  reinstalar  los  muebles  y  demás  efectos
de Stura, que habían quedado en un camino vecinal. . .
 
“El Lanzamiento de un Colono. . .”
“La  Capital”   (Rosario),   2/12/1956
 
 
 
Luces y gallos y la voz del hombre
reciben el domingo.
Todos los días son iguales
donde florece el lino.
Venid a ver las tres de la mañana
del campo labrantío.
Venid a ver las estrellas
que aquí y allá han caído,
Donde las vacas están dando
su leche para los niños.
Oíd el despertar de los tractores
que son los tanques del trigo.
 
 
Vuelvo de ver los muebles del viejo Stura
tirados en el camino.
 
 
Mi compañero de viaje
me dice versos de Virgilio. (1)
Sabe que el taciturno de Mantua
estuvo de parte de los desvalidos:
“¿Para esto mis campos he plantado?” (2)
“¡Idos lejos de aquí: todo esto es mío!” (3)
Después dice “El embargo” (4)
de nuestro tiempo niño.
Después “Viento del pueblo” (5)
de los tiempos del pobre Federico, (6)
muerto sin culpa, arrodillado,
él y su ángel sorprendido.
 
 
Yo, sobre el corazón
reclinado el estío,
miro el campo que gira, las estrellas.
Me digo:
Échate, hombre, junto al río.
Come en silencio tu pan grande.
Bebe solo tu vino.
No vayas a ver muebles y herramientas
tirados en los caminos.
 
 
Ahí estaba la cama de los nacimientos;
ahí la mesa de desnudo pino;
ahí el cuadro de la Virgen
con su ramo seco, de olivo;
ahí el espejo
reflejando el trigo.
Eran las cosas de mi madre
llena de días y de hijos.
Todo era igual que una mujer desnuda
arrojada al camino.
 
 
El viejo Stura me miraba
como a quien vuelve arrepentido.
Era mi padre en medio de la calle
con todos sus martillos.
(Cómo se parecen
todos los padres campesinos,
con sus brazos quebrados,
con sus bigotes de filtrar el vino).
Tenía un eclipse de luna
en los ojos sin brillo
y la mano en el pecho
como tapando un tiro.
 
 
De repente un reloj
que estaba allí, escondido,
empezó a dar las horas
para la gente del camino.
Eran quinientos hombres y un reloj
junto a un mar amarillo.
Una. . . dos. . . tres. . . cuatro. . .
De doce puñaladas vuelvo herido.
 
 
Mi compañero de viaje
me dice versos de Virgilio
(La noche es blanca y tiene
su liebre muerta en el camino):
“¿Para esto mis campos he plantado?”
“¡Idos lejos de aquí: todo esto es mío!”
Dice:
Levantaos, ¡eh, amigos!
Venid a ver las tres de la mañana
del campo labrantío.
Un gallo, y otro, y otro,
cazan estrellas con los picos.
Venid a ver las estrellas
caídas en el trigo.
Mirad cómo las vacas están dando
su leche para los niños;
cómo gira por agua para todos
la flor de los molinos.
 
 
1957

 
 
(1)     Virgilio: Poeta Romano nacido cerca de Mantua el 15 de octubre de 70 a c y fallecido en Brindisi el 21 de setiembre de 19 a c, autor de la Eneida, las Églogas (o Bucólicas) y las Geórgicas. (N del E)
(2)     Égloga I de Virgilio. (N del E)
(3)     Égloga IX de Virgilio. (N del E)
(4)     El Embargo: Poema de José María Gabriel y Galán (Poeta español, 1870-1905). (N del E)
(5)     Viento del pueblo: Poema emblemático de Miguel Hernández (Poeta español, 1910 – 1942). Por sus comprometidas obras y por republicano, fue perseguido por el franquismo muriendo en prisión de tuberculosis. (N del E)
(6)     Federico García Lorca: Escritor español contemporáneo de Miguel Hernández. Famoso poeta, dramaturgo y prosista, nació en Vaqueros (Granada) el 5 de junio de 1898 y murió fusilado durante el régimen franquista por republicano y homosexual el 19 de agosto de 1936, siendo enterrado en una fosa anónima entre Viznar y Alfacar (Granada). (N del E)




JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=