HOMENAJE AL POETA ARGENTINO JOSE PEDRONI
JOSE PEDRONI - MENU  
  HOME
  BUSCAR EN ESTE SITIO
  BIOGRAFIA DE JOSE PEDRONI
  AUTOBIOGRAFIA, POR JOSE PEDRONI
  RECITADOS Y CANCIONES DE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  VIDEOS SOBRE POEMAS DE JOSE PEDRONI
  ALBUM DE FOTOS DE JOSE PEDRONI
  OTROS SITIOS DE JOSE PEDRONI
  LINKS RELACIONADOS
  INDICE ALFABETICO DE POESIAS
  LIBRO 1 - La gota de agua - 1923
  LIBRO 2 - Gracia Plena - 1925
  LIBRO 3 - Poemas y palabras - 1935
  LIBRO 4 - Diez mujeres - 1937
  LIBRO 5 - El pan nuestro - 1941
  LIBRO 6 - Nueve cantos - 1944
  LIBRO 7 - Monsieur Jaquin - 1956
  => Rio Salado
  => El dia
  => Situacion
  => Origen
  => Puerta
  => Historia de una escritura
  => Vanderest de Dunkerque
  => La invasion gringa
  => Canto
  => Ana Esser
  => Braulio Gaytan
  => Cancion de la nina rubia
  => La yegua de Wendel Gietz
  => La herreria de Nicolas
  => Ana mujer de Nicolas y el punado de arroz
  => Las dos maestras
  => Antonio Ginolet
  => Delobel
  => Regreso
  => Nacimiento de Esperanza
  => Magdalena Morand
  => Familia
  => Monsieur Jaquin
  => A Melania
  => Serafina de Bellevaux
  => Peter y Ana
  => La pipa con flecos
  => Teodoro Meurzet
  => Constancio Constantin
  => Reant
  => La mancha de tinta
  => Precio
  => Jose Maria Cullen
  => Nostalgia
  => Cancioncilla
  => Mantequilla
  => Mensajeria
  => Centinela
  => Canon
  => Apuntes de Jaquin
  => Romance del agua amarga
  => Aaron se lleva una nina
  => La brasa
  => Monumento a la agricultura
  => Indio
  => Ochenta anos
  => Bronce
  => Nueva patria
  => La Trilladora
  LIBRO 8 - Cantos del hombre - 1960
  LIBRO 9 - Canto a Cuba - 1960
  LIBRO 10 - La hoja voladora - 1961
  LIBRO 11 - El nivel y su lágrima - 1963
  LIBRO 12 - Otros poemas
  POESIAS INEDITAS
  CARTAS
  DISCURSOS
  ENTREVISTAS
  MISCELÁNEOS
  Zona del editor
A Melania
Compartir con mis amigos en FB

A Melania

Enlaces de audio:  fin de página
 
 
 
Pauvre Mélanie,
a la Colonie
l´on meurt presque de faim,
tout en travaillat bien.
L´indigence en France
est de préférence
a cesgrands terrains
qui ne nous rapporten rien.
…………………………………………………
Depuis trois ans que je cultive mes terres
bien de tracas sont venus m’assaillir,
j´ai vu périr mes moissons tout entieres,
sans qu´il me reste de quoi me nourrir. (*)
 
Henri Jaquin: “Les nouvelles a ma soeur”.
Colonie de l`Espérance, Janvier 1º, 1859.
 

Melania, oh Melania; yo te imagino en una pobre aldea
de los Alpes franceses; no como a Dorotea,
la de Wórdsworth, feliz, sino como a María,
la de Páscoli, triste. Dorotea era el día.
Tú eres la noche blanca, y en ella, sola, ausente,
estás tejiendo dolorosamente.
¡Cuánta nieve caída desde que Henri, iluso,
se fue tras la gaviota; cuántas vueltas dio el huso!
 
 
(Estoy contento. El barco que me lleva se llama
“La Linda”. Hace pensar en la mujer que se ama).
 
 
¡Cuánta nieve! En tus manos, versos del labrador
señalan su pasaje del contento al dolor
y de éste a la ironía.
 
 
(Mi rancho era llamado “Rancho de la poesía”;
ahora ya se llama “Rancho del holgazán”,
porque estoy triste, triste con mi ración de pan,
y nada quiero hacer,
sino volver a Francia, oh Melania, ¡volver!).
¡Cuánta flor deshojada! Edelweiss de la altura
con tu recuerdo llegan a la inmensa llanura
donde el poeta canta su canto desolado.
 
 
(El indio y la langosta vienen del mismo lado.
Uno y otro vinieron, y hoy día, al despertar,
me encontré sin caballo, sin hierba que mirar.
Sólo quedó el ombú flotando en la derrota.
Todo se había ido: pasto, animal, gaviota. . .)
 
 
¡Cuánta nieve caída; cuánto esperar en vano,
la flor en la montaña y el rosario en la mano!
 
 
(Las mujeres corrían por el trigal undoso
y lloraban, clamando del cielo tormentoso
misericordia. Era como una sombra inmensa
que baja voraz a la tierra indefensa.
¡Qué hora aquella hora! La gente iba y venía
sin saber lo que hacer; gritaba, maldecía.
Yo salí campo afuera, pero al fin me detuve.
Comprendí que era inútil luchar contra la nube,
y regresé a encerrarme para no ver ni oír.
¡Que verde estaba el trigo condenado a morir!)
 
 
¡Cuánta lágrima heñida, cuánto silencio hilado,
cuánto fuego encendido y otra vez apagado!
 
 
(Todos quedamos tristes. Contra la luna llena
las langostas pasaban en la noche serena.
Quién sabe adónde irían. Ya a nadie le importaba.
El trigo se había ido. Sólo el dolor estaba).
 
 
El reloj da la horas. Te levantas sin ruido.
Abres la vieja cómoda; guardas allí el tejido,
y te vas con tu lámpara de virgen penitente.
La puerta tras de ti se cierra suavemente.
 
 
(No se oía ni un canto. Los hombres anduvieron
como heridos. Algunos montaron y se fueron.
Pero estaban las madres. Ellas no se movieron.
Lloraron silenciosas por el trigo inocente.
Después dieron la voz de sembrar nuevamente).
 
 
Oh Melania, oh Melania; suave, triste belleza,
la lana entre los dedos, el velo en la cabeza,
en tu nevado claustro de los Alpes franceses,
viendo caer en copos los días y los meses.
Oh Melania callada, taciturna vestal,
ángel de la alturas; flor de nieve, inmortal.



 
(*) Pobre Melania,
en la colonia
casi uno se muere de hambre
mientras mucho se trabaja.
La indigencia en Francia
es preferible
a estos grandes terrenos
que no producen nada.
..............................................................
Al cabo de tres años que cultivo mis tierras
muchos fracasos me han sobrevenido,
he visto perecer enteras todas mis cosechas,
sin que quedara con qué alimentarme.

JOSE PEDRONI EN FACEBOOK  
  José Pedroni en

Si te gusta la poesía de José Pedroni, puedes hacerte amigo; a través de Facebook te informaremos las novedades publicadas en este sitio.
 
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
PLOMADA  
  Cuelga de un hilo de pescar la pesa
y es un pequeño mundo,
suspendido.
Un ángel invisible la sostiene.
Señala el centro de la tierra,
herido.

Sigue su vertical,
hombre constante,
y llegarás a Dios,
hombre afligido.

José Pedroni - 1963
 
POETA  
 
Yo fui niño una vez,
pero hace mucho.
Me dormía enroscado en la vereda.
Hay una voz que todavía escucho.
Hubo una mariposa. Era de seda.

Debió pisarme
alguna vez un hombre.
Debió mirarme una mujer dolida.
Yo no me acuerdo.
No tenía nombre.
Era, me acuerdo,
como liebre herida.

Enamorada de mi sangre sola
que se dormía al sol
en cualquier trigo,
la mariposa entraba en mi corola.

Yo no sé lo que ella hizo conmigo;
pero ella iba detrás de mi amapola,
ella y la voz que me llamaba amigo.

José Pedroni - 1961
 
SITUACIÓN  
  Paloma, espiga y ancla,
a 31 grados y 25 minutos
de latitud Sur
-línea del río y la calandria-
y 60 grados y 56 minutos
de longitud,
está mi tierra: Esperanza.

Es un pequeño punto palpitante
hacia el norte del mapa;
boya del trigo verde
corazón de la pampa.

José Pedroni - 1956


 
AUTORIZACIONES POR COPYRIGHT  
  Gestionar a través de:

josebpedroni@yahoo.com.ar
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=